Muy buenas jóvenes. Hacía mucho tiempo que no visitaba la batería de Castillitos, uno de los enclaves más recurrentes a la hora de practicar fotografía nocturna por la zona de Cartagena, Mazarrón y demás. El sitio tiene premio, y es que la última vez que fui allá por Enero con Victor (El señor de la luz) se me “descalabró” la Nikon D3100, por lo que guardaba un recuerdo bastante funesto.

Pero hace unos días me animé, tenía mucho mono de hacer fotografía nocturna y Castillitos siempre está a mano. Hay que conducir durante un rato, pero a favor tiene que el coche se aparca apenas a 5 minutos de la característica fachada principal de la batería. El mayor problema es que es un sitio que tengo muy fotografiado, sobre todo los cañones Vickers y la fachada con forma de castillo, aunque desde el 2013 no me traía una foto de ella ya que fue precisamente aquí donde mi cámara decidió suicidarse durante mi última visita.

La fotografía que os muestro es parecida a una que tomé hace mucho tiempo (Más de dos años!), podríamos decir que es la versión 2.0 😉 .

CELESTE“Explorador nocturno”
Exif: Nikon D610 – f/2.8 – 4 tomas de 145 segundos unidas con Startrails – ISO400 – 3450K – 14mm – Samyang 14mm

Para realizar ésta fotografía tuve que dividir primero el trabajo en varias partes: Calcular la exposición del cielo y el balance de blancos, probar la iluminación interior y después la exterior. Una vez decidido como sería todo el tema de iluminación y cuanto tiempo dispondría para ello, programé el intervalómetro con el número de fotografías que quería para lograr unas trazas de estrellas un poco más largas. En total serían unos 10 minutos de exposición iluminando únicamente la primera de las tomas. ¿Por qué no lo hice directamente en un disparo? Simplemente porque es habitual que la guardia civil se mueva por la zona, y quería evitar que me estropeasen 10 minutos de foto con los faros del coche. A las malas, si hubiesen aparecido y me hubiesen arruinado una foto, podría haber aprovechado al menos las anteriores.

Los mayores problemas para llevar a cabo la iluminación correctamente fueron dos: Las carreras que tuve que pegarme de un lado a otro para que diese tiempo a hacerlo todo en 145 segundos, y que la pared del interior de las torres al ser blanca reflejaba mucho la luz, por lo que tuve que controlar mucho el tiempo y los movimientos de la linterna para que no se quemase. En cuanto al esquema de iluminación, utilicé para iluminar los interiores de las torretas y la puerta principal una linterna RGB cortesía de IDIOM Artículos fotográficos, que es la primera vez que la utilizo y ha dado un resultado espectacular. Para dejar mi silueta marcada únicamente me coloqué bajo el marco de la puerta y completamente quieto hice unas pasadas con la linterna hacia el interior del pasillo. Mientras que para el exterior de la fachada elegí la Minimaglite AA, primero iluminé desde un lado, enfocando la linterna desde la mitad de la puerta principal hacia el lado opuesto y viceversa, para, de ésta manera, proyectar la sombra de las torres al lado contrario de la puerta principal.

En fin, al final muy contento  del resultado y de haber podido sacar algo distinto de una localización que está tan trillada.

Si no conocéis la batería de Castillitos y tenéis ocasión de visitarla os lo recomiendo muchísimo, no solo por las edificaciones tan espectaculares y los cañones, sino por el entorno tan fascinante. En cualquier caso, si podéis visitarla en persona como si no, os dejo con un vídeo que grabé de la batería y explicando un poco la salida que hice y demás.

Por cierto, y ya para acabar, quería saludar desde aquí a Jesús. El otro día durante un concierto en Murcia me reconoció y se me acercó, y ya estuvimos hablando un poco. ¡Es la primera vez que me reconocen por ahí en un evento que nada tiene que ver con fotografía y me hizo especial ilusión hombre! 😆

Y nada, como siempre, muchas gracias a todos por estar ahí y nos vemos en una próxima entrada.
¡Un saludo y a cuidarse!