6. Fotografiar la vía láctea 2017-01-08T00:54:31+00:00

6. Fotografiar la Vía Láctea

Indiscutiblemente, hay una serie de fotografías nocturnas que destacan por encima del resto, sobre todo para el que no está acostumbrado a ver imágenes de éste tipo: Son las que incluyen la vía láctea dentro del encuadre. Al principio puede parecer muy complicado fotografiar la vía láctea con nuestra cámara réflex, pero nada más lejos de la realidad, únicamente tendremos que tener en cuenta una serie de condiciones y parámetros antes de apretar el disparador.

Conoce la mejor época para fotografiar la Vía Láctea.

Lo primero es conocer en que época del año es visible el centro galáctico según el hemisferio en el que nos encontremos. El centro galáctico es la parte de la vía láctea más brillante y llamativa, y únicamente será visible en las horas nocturnas durante unos determinados meses al año.

  • Hemisferio Norte: Mirando hacia el Sur, será visible entre los meses de Marzo y Octubre, siendo la mejor época durante el intervalo entre Abril y Agosto.
  • Hemisferio Sur: También habrá que mirar hacia el Sur, pero ésta vez entre los meses de Febrero y Octubre, encontrando su mejor momento entre Junio y Julio.

Ésto no quiere decir que durante el resto del año el centro galáctico desaparezca por arte de magia, sino que coincide durante las horas diurnas, por lo que a nuestros ojos no será visible. De hecho, si queréis fotografiar la vía láctea durante el resto del año, podéis hacerlo, pero no así el centro galáctico.

Además de ésto, es importante que sepáis que en función del momento del año y la hora que vayáis a fotografiarla, ésta se encontrará situada de manera más horizontal o más vertical. Éste dato es importante conocerlo a la hora de imaginar la foto final en nuestra mente.

A tener en cuenta.

Hay que tener en cuenta algunos factores antes de planificar una sesión de fotografía nocturna en la que queramos incluir la vía láctea.

  • Contaminación lumínica. Si en sesiones de fotografía nocturna ya es importante huir de la contaminación lumínica, para éste tipo de imágenes coge mucha más importancia. Y es que si tratamos de fotografiarla muy cerca de núcleos urbanos, pueblos o fábricas, por ejemplo, la luz ambiental que van a emitir al cielo va a terminar por “comerse” a la propia vía láctea.
  • Fase Lunar. Al igual que con la contaminación lumínica, tened en cuenta que la Luna emite muchísima cantidad de luz, por lo que si la fase lunar se encuentra muy avanzada tampoco veremos la vía láctea y el centro galáctico en todo su esplendor. Lo mejor es salir con Luna nueva o tres o cuatro días antes o después, para tener la menor cantidad de luz posible en el cielo.

Izquierda, imagen con bastante contaminación lumínica, a la derecha unos cielos limpios de ésta. Ambas sin Luna.

Configuración de la cámara.

Diafragma. Será importante utilizar la mayor apertura de diafragma que podamos, ya sea f/2.8, f/3.5 o f/4… La que sea. Pero ésto es importante para que le llegue la mayor cantidad de luz posible al sensor y así, captar la mayor cantidad de estrellas y que el centro galáctico y el resto de la vía luzcan mejor, más nítidos y brillantes. También reduciremos así el tiempo de exposición.

  • ISO. En éste punto es donde pondremos a prueba realmente nuestra cámara. Digamos que es el parámetro más crítico, ya que si nuestra cámara no soporta bien el ISO alto, nos meterá mucho ruido en la foto final. Para empezar a coger la vía láctea decentemente tendremos que disparar a partir de un ISO de 1600 y de ahí en adelante: 3200, 6400, 12800… Cuanto más alto sea, mejor la captaremos. Ésto ya son palabras mayores para gente que, como yo hasta hace no mucho, utiliza una cámara de gama baja.  El límite lo vamos a poner nosotros. Podemos subir el ISO hasta que nosotros creamos que el ruido se encuentra en una cantidad aceptable. Obviamente, cuanto más alto sea el ISO, mayor cantidad de luz seremos capaces de captar, por lo tanto más estrellas, mejores vías lácteas, menor tiempo de exposición, etc.
  • Enfoque. Lo ideal es enfocar a la hiperfocal, porque de ésta manera tendremos dentro de foco desde el primer plano si lo hubiese, hasta el infinito (La propia vía láctea). Si no sabes que es o como poner en práctica la hiperfocal, en éste enlace te dejo el apartado de la escuela nocturna donde te lo explico.
  • Tiempo de exposición. En éste punto también estaremos limitados, ya que debido al movimiento de rotación de la tierra, las estrellas después de un determinado tiempo de exposición pasarán de ser pequeños puntos a convertirse en trazas más largas cuanto más tiempo expongamos, y normalmente cuando hacemos fotos a la vía láctea queremos estrellas puntuales. Para calcular el tiempo de exposición máximo que podemos hacer sin que se “muevan” las estrellas, lo único que tendremos que hacer es dividir 450 ó 500 entre la focal, es decir:
    Si dividimos, por ejemplo, 450/14 (Suponiendo que tengamos una focal de 14mm), el resultado sería de 32 segundos de máximo.
    Si lo hacemos con un objetivo de 35mm, el resultado sería de 450/35=12.85 segundos.
    Como veis, cuanto mayor angular sea nuestro objetivo, más tiempo podremos exponer con las estrellas puntuales.
    Es importante decir que ésta regla no es exacta, ya que no todas las estrellas del firmamento comienzan al mismo tiempo a “moverse”, sino que cuanto más se alejen de la estrella Polar y la Cruz del Sur, éste efecto se verá antes. Pero lo que si nos aportará ésta sencilla operación es un tiempo muy aproximado de exposición que nos servirá de base.

Cuida la composición.

Y ya por último, solo me queda decir que tratéis de cuidar la composición en éste tipo de fotos. Habrán imágenes que ganen enteros con la vía láctea y otras en las que no, o que por el simple hecho de querer introducir la vía en el encuadre acabemos por forzarlo y descuidemos el sujeto principal. Mi consejo sería que tratéis de darle un sentido y un por qué a la vía láctea dentro de la composición.

¡Ah, y para acabar! Cuidadín al revelar la vía láctea en nuestro ordenador, ya que la línea que separa lo espectacular de lo estridente es muy delgada, aunque ésto al final, es cuestión de gustos y cada uno tiene el suyo, por supuesto.

En mi canal de Youtube tengo un vídeo explicando precisamente ésto, como fotografiar la vía láctea. Os lo dejo incrustado aquí mismo por si preferís que os lo explique a viva voz en lugar de escrito.