Buenas a todos/as!

Hace ya tiempo que la mayor parte de la fotografía que hago es nocturna o light painting, es con el tipo de fotografía que más disfruto, de largo. El hecho de ser yo el que aporte luz a la fotografía mediante mis linternas o flashes para recrear la imagen que yo tengo en mi cabeza, me aporta algo que no lo hace ninguna otra disciplina. Esos instantes en los que no tienes claro exactamente que va a salir en el LCD de la cámara… Para luego casi siempre volver a repetir la toma una vez más jejeje.

Imagino que es algo difícil de entender si no te gusta la fotografía nocturna. Salir de noche, hasta altas horas de la madrugada, meterte en lugares abandonados, ir a una máquina o vehículo en mitad de ninguna parte o coger el coche y comerte 1000 km para ir a un congreso en Fuenlabrada, es algo que al que no le guste este mundo probablemente no lo entienda jamás.

Hay noches sin embargo, que salgo sin tener muy claro qué voy a fotografiar, sin saber muy bien a donde ir, como el día de la foto que os voy a mostrar. Fuimos Pablo, Fer y yo a Calblanque, el mismo día que ésta entrada, con la única idea de que queríamos aprovechar la luna llena y hacer fotografías con el mar como protagonista, no sabíamos donde habían mejores fotos o alguna piedra singular, prácticamente a ciegas, con la única referencia de unas fotos que hicimos en un amanecer.
El caso es que después de estar un buen rato haciendo fotos con ellos me moví de sitio para buscar alguna cosa diferente, la marea se había comido bastantes metros de playa así que no pude avanzar demasiado y me quedé en estas rocas, a unos cuantos metros de ellos.

Esta noche no estaba especialmente inspirado, el cielo se nos encapotó bastante de nubes y bueno, no sacaba grandes fotos, y viendo que conseguía lo que quería me puse a otra cosa, coloqué la cámara, disparé y me quedé quieto durante los 115 segundos que duró la exposición. Y me retraté a mi mismo, como dice el título de la foto, esperando a que llegase mi musa.

dsc0091s
” Esperando a mi musa “
Exif: Nikon D3100 – f/2.8 – 115seg – ISO200 – 11mm – Tokina 11-16 DX II

Al final acabé bastante contento la noche, parece ser que estar allí me ayudó a encontrar un poco la inspiración y pude sacar unas cuantas cosas interesantes, entre ellas esta foto.

Bueno, espero que os haya gustado, si os gusta el blog podéis suscribiros en el recuadro de la derecha, y también podéis darle a ‘me gusta’ en mi página de Facebook.

Un saludo a todos y gracias por pasaros por mi web!