¡Muy buenas a todos una vez más! Hacía ya algunas semanas que no me dejaba ver por aquí, aunque si me seguís de forma habitual notaréis que no he estado parado, al contrario. He aprovechado las primeras semanas de Agosto para poner patas arriba la web, cambiar el diseño, hacerla más funcional y más clara… En fin, un lavado de cara total. Pero es que a lo largo del verano no estoy parando de hacer fotografía, tengo muchas tomas que enseñaros y creo que no podía empezar por otra que no fuese ésta.

Durante unos días en el mes de Agosto ocurre algo mágico, y es que tienen lugar las famosas Perseidas. Se trata de una de las más famosas lluvias de meteoros, producida por el cometa Swift-Tuttle, y que éste año para regocijo de todos los que salimos a cazarlas, coincidió con la luna nueva.

Para disfrutar plenamente del fenómeno tenía claro que quería acudir a Sierra Espuña, un lugar que me evoca unas sensaciones espectaculares, donde te sumerges en plena naturaleza e incluso no es difícil encontrarte con algún arruí curioso merodeando por allí. Además, cuenta con uno de los cielos más limpios de la Región. Un espectáculo, vaya.

No es la primera vez que acudo aquí a hacer fotografía, de hecho éste verano es mi segunda visita y tengo pensado ir una vez más. Si es que como os digo… tengo debilidad.

La noche de las Perseidas de éste año pintaba diferente, nos organizamos y montamos un grupo guapo para subir hasta la zona de los pozos de la nieve, a unos 1500 metros de altura. Ignacio, Joaquín, David Ros, Jordi Silva y Pablo SG, ahí estábamos parapetados con todo el equipo, y para hacer algo distinto a visitas anteriores contábamos además con una tienda de campaña para utilizar como sujeto principal. Una estampa vernos hasta arriba de trastos andando por mitad de la Sierra.

Tuvimos la suerte de tener unos cielos relativamente despejados, con alguna nube esporádica pero que no impidió disfrutar de un buen puñado de meteoros, que encima, tuve la suerte de poder capturar.

MOL3887b“La noche de las Perseidas”
Exif: Nikon D610 – f/2.8 – 30 segundos – ISO6400 – 2900K – 14mm – Samyang 14mm

Se trata de una única toma de 30 segundos en la que tuve la fortuna de poder captar una “Lágrima de San Lorenzo”, sin Photoshop, siguiendo en la línea de mi trabajo de no quitar, poner o alterar elementos en la imagen. Para iluminar la tienda de campaña realicé varias pruebas, logrando al final el aspecto que quería conseguir dejando en el interior una típica linterna de mecánico iluminando hacia arriba con la propia funda de la tienda por encima, haciendo la función de difusor. Lo demás, componer con la vía láctea en el lado opuesto a donde coloqué la tienda y cruzar los dedos para que apareciese un meteoro justo ahí.

Y nada, el mes de Agosto toca su fin por lo que ya toca volver al ritmo normal subiendo fotografías, vídeos y demás. Así que atentos que tengo muchas imágenes que enseñaros 🙂 .

Un saludo y muchas gracias por estar ahí.
¡A cuidarse!