¡Muy buenas de nuevo jóvenes! Ya tocaba pasar por aquí después de las fiestas y volver un poco a la vida normal. Cuando hace un par de semanas salía de vacaciones me propuse hacer diez escapadas nocturnas a diferentes sitios, y la verdad es que casi llego a esa cifra… Una única salida en toda la Navidad! Es lo que pasa, entre unas cosas y otras al final cuando vas a darte cuenta se te han ido pasando los días y es imposible sacar tiempo para todo. Menos mal que hice una sesión nocturna  nada más empezar las fiestas que si no… Encima de todo, he tenido un par de lesiones leves en ambos tobillos y también me ha dejado una semana en el dique seco. Pero bueno, comenzamos la temporada con ganas y energía renovada, ahora falta traducir esto en fotografías!

Lo que si hice hace ya algunos días es colgar el vlog de ésta salida en mi canal de YouTube, pero no había mostrado aún las fotos. De nuevo acabé saliendo en solitario, y mi intención era la de ir a una localización algo lejana y desconocida para mí salvo por un par de fotos vistas por internet, aunque de camino me crucé con otra que tenía marcada y decidí hacerla y dejar la otra para más adelante.

Antes de salir de casa, hay que hacer un par de cosas importantes a la hora de planificar la salida para poder llevar una idea de la fotografía que queremos hacer y demás. Una de ellas es ver la fase lunar que tendremos esa noche, y la otra observar la cantidad de nubes. Este día, según la aplicación que utilizo para ello, iba a tener un cielo prácticamente cerrado por lo que iba a perder gran parte del atractivo para la idea que yo tenía en mente. Al final cambié de planes a mitad de camino y creo que tomé la decisión acertada.

El caso es que el objetivo para esta noche sería un nido de ametralladoras o casamata de la guerra civil española, situado junto a la autovía que va hacia Alhama de Murcia desde Cartagena, y me llamó mucho la atención sobre todo porque no esperaba encontrarme algo así por esta zona. Después de buscar información sobre él por internet me doy cuenta de que hay bastantes por la región, ya que se trataba de un proyecto en el que colocarían varios de éstos búnkers desde Águilas hasta Alicante.

El cielo al final resultó ser espectacular, y me vino de lujo para la idea de fotografía que llevaba. Una cosa tenía clara: El balance de blancos cálido. Quería un ambiente cálido que se asemejase a una guerra o bombardeo, así que en base a eso me puse a trabajar la iluminación con una linterna fría. Pero había un problema, pese a no haber mucha contaminación lumínica, a lo lejos habían unos enormes focos y además pasaban muy, muy cerca tanto la autovía como una carretera, aunque ésta última no muy transitada.

Decidí este encuadre pese a los focos que hay en las montañas por la dirección que tenían las nubes, pero es que encima, cuando vi la imagen en la pantalla me gustó el resultado de las “explosiones” al fondo del encuadre… “¿No querías guerra y bombardeo? Pues ahí lo tienes” me decía yo mismo.

DSC0222a“Tiempos de guerra”
Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 38s – ISO800 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

Las nubes se desplazaban muy rápido, así que había que moverse al mismo ritmo, ya que de tener un pequeño ‘roto’ en las nubes a tener un cielo completamente encapotado pasaba un minuto. Así que disparé un buen puñado de veces, probando a iluminar de una u otra manera aunque casi todos los disparos, eso sí, desde esta perspectiva (Recordemos que al otro lado además estaba la autovía y la dichosa carretera).

DSC0236_00011“Vestigios de la guerra”
Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 50s – ISO800 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

DSC0210_00004Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 45s – ISO800 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

Como veis, la idea de lo que quería estaba clara, solo modifiqué sensiblemente el tiempo de exposición y la cercanía/lejanía con el nido de ametralladoras. Cuando las cosas están claras…!  😉

Justo antes de irme se me ocurrió una última toma. El cielo se encapotó casi por completo, comenzaba a chispear y llevaba dos horas más o menos solo y tirando fotos como un ‘desalmao’, y quise hacerme un autorretrato. Ya que no tenía a quien iluminase el búnker no tenía otra que subexponerlo para que mi silueta se quedase bien marcada. Coloqué el temporizador de diez segundos a la cámara, apreté el disparador y corrí (con revolcón incluido subiendo hasta la posición que quería), por lo que tuve que repetirla. Programé la exposición a 40 segundos con el intervalómetro y me quedé quieto encima del búnker mientras las nubes se desplazaban a mis espaldas.

DSC0246_00015“Insignificante”
Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 40s – ISO800 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

Una buena noche al final, con un cielo que me flipó desde el primer momento y eso sí, pegándome unas buenas carreras para un lado y para otro en las diferentes tomas. Aquí tenéis el vídeo que grabé donde podéis apreciar mejor el nido de ametralladoras en cuestión:

Pues nada jóvenes, hasta aquí la entrada de hoy. A ver si, como os digo, organizo bien mi tiempo y me permito el placer de hacer más escapadas nocturnas y puedo dar forma a distintos proyectos que tengo por aquí (Si no pasa nada dentro de poco haré algo de lo que seréis protagonistas todos vosotros  😉 , no os digo más!).

Ya sabéis, podéis encontrarme en las distintas redes sociales (Al inicio de la página tenéis los enlaces), y para cualquier consulta o comentario tenéis la pestaña de contacto.

Que vaya bien este inicio de año y la vuelta a la rutina los que hayáis disfrutado de vacaciones.
Un saludo a todos y a cuidarse!