¿Quién soy?

Nacido allá por enero del 89, con mezcla de sangre Cartagenera y Valenciana. Mentiría si dijese que desde la infancia tuve grandes inquietudes artísticas y creativas, pese a que siempre estuve en contacto con la fotografía, ya que en mis primeros recuerdos tengo presente la vieja Canon AE-1 y la típica mochila marrón en la que mi padre la transportaba durante los viajes. Pero lo cierto es que pese a crecer ligado de alguna manera a ese entorno, mi relación con la fotografía no era más que la de un mero espectador, hasta que a finales de 2011 y con 22 años largos, casi sin saber por qué, compro mi primera réflex.

En ese momento, de golpe, se despertaron un montón de inquietudes y anhelos por aprender este arte, además de empezar a mirar a mi alrededor con una visión mucho más creativa. Ya nada volvería a ser como antes. Descubrí una forma de expresión totalmente desconocida para mí, que me permitió vivir de una manera mucho más profunda y especial mi pasión por el campo y la naturaleza, cosa que si me inculcaron mis padres desde bien pequeño. Yo no lo sabía, pero la fotografía iba a cambiar por completo mi vida y la manera de afrontarla.

La fotografía nocturna.

Nada más caer en mis manos la cámara de fotos, me topé por casualidad con una serie de imágenes nocturnas que me cautivaron desde el primer instante. Fotos con estrellas o extrañas trazas, iluminaciones imposibles y una ambientación y gama cromática nuevas para mí. Ese primer impacto provocó que a los pocos días de comprar la cámara y casi sin saber utilizarla, “engañase” a mi Padre y a mi buen amigo Pablo para salir a hacer fotografía nocturna en la Batería de Cenizas, en Cartagena.

Desde esa primera salida, el día 8 de Octubre de 2011, ha sido un no parar de vivir la fotografía, aprendizaje y experiencias. Aprendizaje no solamente en cuanto a técnica fotográfica, sino en lo personal.

Como anécdota, diré que desde que era un enano (Y hasta hace bien “poco” relativamente) he tenido miedo a la oscuridad, lo que no deja de ser curioso que a día de hoy me enfrente a la noche completamente solo en muchas ocasiones.

La fotografía nocturna es especial, no es como otras técnicas fotográficas. Tener la oportunidad de pintar en la noche y mostrar lo que el ojo no ve, poder disfrutar de entornos únicos y distintos en plena oscuridad bajo un manto de estrellas o captar el paso del tiempo a través del movimiento de rotación de la tierra es algo que a día de hoy me sigue fascinando. Me resulta mágico, me inspira y me hace SENTIR y EMOCIONARME. Así, en negrita y mayúsculas.

Primera sesión nocturna: Arriba, autorretrato de Pablo, mi padre y yo. Abajo, de mis primeras fotos iluminadas.

Nace Recogeyvamonos.com.

Nada más comenzar a practicar fotografía nocturna, una de las cosas que más me motivaba era no solamente mostrar las fotos, sino poder contar mi experiencia e historias, compartir lo que fuese aprendiendo y mostrar mi evolución en este campo. En base a esas inquietudes nace Recogeyvamonos.com.

Otra anécdota: Recuerdo perfectamente como nació el nombre de mi web. Fue tras una comida junto a mi padre y hermano, después de que me acompañasen algunos días atrás durante una salida nocturna. Yo no quería caer en el tópico de llamar a mi blog por mi nombre, sino más bien que se saliese de lo normal y sobre todo que contase algo sobre mí. De modo que en esa sobremesa les pedí ayuda y me dijeron casi al instante y al unísono algo así como…: “Oye, con lo pesado que eres repitiendo fotos por la noche y con la cantidad de horas que nos tienes ahí en mitad del campo… ¿Por qué no le pones Recoge y vámonos?”. Era perfecto, teníamos el nombre.

En Recogeyvamonos.com siempre he tenido una premisa clara: Compartir. Ya sea técnica, datos EXIF o localizaciones, todo. No me gusta guardarme nada para mí y pienso que es verdaderamente importante y enriquecedor como comunidad de fotógrafos/as e incluso para uno mismo para crecer y evolucionar en este campo. Al menos así es como yo trabajo y como yo soy feliz, tratando de aprender siempre de todo y de todos y al mismo tiempo intentando enseñar lo que sé. Esta filosofía la aplico en fotografía pero es extrapolable a cualquier ámbito de mi vida.

La fotografía nocturna es una disciplina mágica, que me inspira y me hace SENTIR y EMOCIONARME.

Canal de Youtube.

Llegado un momento, durante el año 2014, surge la necesidad de contar mis experiencias de una manera distinta, más cercana y mostrando aún más a fondo lo que esconde el maravilloso mundo de la fotografía nocturna. Con la misma filosofía que en mi página web, me decido a crear un canal de Youtube.

En un principio lo afronto con la idea de grabar principalmente mis salidas fotográficas e ir contando en primera persona y sobre el terreno la experiencia, pero la evolución ha hecho que hoy día publique tutoriales, técnica, reviews, colaboraciones con otros fotógrafos/as, salidas fotográficas e incluso viajes.

En el período transcurrido desde la creación hasta 2016 el canal pasa de ser un simple complemento a mi trabajo a ser la gran piedra angular sobre la que gira todo lo demás.

Exposiciones.

Durante el año 2014 tuve la oportunidad de hacer dos exposiciones de fotografía nocturna, cada una de ellas con diez de mis obras realizadas durante el intervalo de tiempo comprendido entre 2012 y ese mismo año.

La primera de fue en la gintonería Mazinger en febrero y la segunda en Theatrvm, en septiembre. Ambos locales situados en Cartagena.

Sin duda, de las experiencias que más orgulloso me ha hecho sentir. Poder ofrecer al público tu trabajo impreso en gran formato y que puedan valorarlo, disfrutarlo y/o criticarlo, no tiene comparación posible.

Ética y método.

Considero vital tener unos valores y ética que nos permitan practicar la fotografía en diferentes entornos  (Ya sean naturales o no) con el máximo de los respetos hacia el medio. No ensuciar ni estropear el entorno, tener un respeto máximo hacia el medio en el que nos movemos, como puede ser el campo, la playa o una edificación, ruina o vehículo abandonado, sin romper ni corromper nada en absoluto. Son cosas tan básicas que absolutamente todo el mundo debería entender, respetar y practicar que da vergüenza que a día de hoy nos encontremos con tantísimas personas que son incapaces de comportarse de una forma cívica en este tipo de entornos, y más aún si cabe si se trata de fotógrafos/as que se jactan de amar la naturaleza.

Para terminar, si hablamos de la ética en mi método de trabajo os diré que siempre soy sincero en cuanto a mis fotografías, es decir: Sigo una corriente más bien purista, ya que no edito o proceso mis fotos, alterando la luz, colores o la luz por zonas. El único tratamiento que siguen mis tomas en el ordenador es el revelado mínimo necesario mediante Software, con modificación de contraste, exposición o altas luces, por ejemplo, siempre tratando la imagen en su conjunto.

Respeto profundamente a quién utiliza otros métodos en su trabajo, incluída la edición, me parece tan lícito una cosa como la otra, pero así es como yo soy feliz y como trabajo.