Muy buenas jóvenes. Hace algo más de una samana y un par de días después de ir a Calblanque y sorprenderme una tormenta eléctrica, cogí el coche hasta las Puntas de Calnegre a seguir aprovechando la luna llena para hacer fotografías en la costa, aunque ésta vez, eso si, con todo mucho más en calma.

Le tenía ganas a Calnegre, había visto varias fotos del sitio y no había ido antes por la distancia a la que se encuentra de mi casa y la verdad es que no me defraudó, aunque queda pendiente ir con más tiempo a explotarlo bien. Multitud de pequeñas calas de roca casi en su mayoría, lo que da bastante juego a la hora de la práctica de la fotografía nocturna. Ahora, eso si, los caminos para llegar… No son lo mejor. Caminos de tierra con muchos huecos, desniveles y demás. Un día el coche me mandará a paseo y me dejará ‘tirao’ en la cuneta una de estas salidas. Tiempo al tiempo.

Como os digo, la noche en calma contrasta absolutamente con lo vivido pocos días antes, aunque me acabé mojando bastante más que bajo la lluvia, y es que tuve que irme antes de tiempo por meter la pierna hasta la rodilla en el mar. Todo por una foto que al final no era para tanto, pero bueno, el tiempo que estuve allí al menos pude hacer alguna foto medio interesante pese a que era el típico día que no estás demasiado inspirado, estuvo bien.

RED

“En calma”
Exif: Nikon D610 – f/2.8 / 70 segundos – ISO 400 – WB 3500K – 14mm – Samyang 14mm

Aproveché como de costumbre últimamente para grabar otro vídeo blog para enseñaros las calas, el paisaje y contaros un poco el desarrollo mismo de la escapada. Os lo dejo por aquí (Aún no estás suscrito/a a mi canal? 😉 ).

Y nada más jóvenes, hasta aquí la pequeña entrada de hoy. Nos vemos en Facebook, Twitter, Instagram, Youtube o en una próxima entrada.

Hasta entonces, ¡A cuidarse!