AbandonosFotografíaNocturna

Caminando hacia la luz. Light painting en solitario.

Muy buenas jóvenes.

La entrada que cuelgo hoy está recién salida del horno (Anoche a la 1 de la madrugada estaba recogiendo el equipo, solo, en mitad de la nada).

El caso es que desde que cogí vacaciones aún no me había escapado a hacer alguna foto nocturna, así que me animé y me puse a planificar un poco de deprisa y corriendo la sesión. Esta vez me tocaría ir de nuevo solo, así que lo único que tenía claro era que no quería hacer un desplazamiento muy largo, por lo que me puse delante del mapa de posibles localizaciones y me anoté tres que estaban cerca, de esta manera si una de ellas no tenía posibilidades podría acudir a otra.

Ya lo he dicho alguna vez en otro post: Intentar siempre salir acompañados cuando hagáis nocturnas. Yo más de una vez he tenido que salir solo ante la imposibilidad de hacerlo con alguien, y ni de lejos se disfruta lo mismo. Te pueden pasar mil y una cosas en la oscuridad, caídas, torceduras, robos, encuentros poco agradables… Por lo que es importante siempre acudir con gente a estos sitios porque no sabes que/quien te puedes encontrar. Dicho esto, como os digo, no es la primera vez que salgo solo (Ni será la última seguro) ya que no siempre es posible tener compañía y se puede encadenar mucho tiempo de una salida a otra.

Anoche fue la primera vez en mucho tiempo en que no me pude disfrutar la salida al 100%. Por alguna razón no estaba del todo cómodo allí solo (Y he estado solo en otras ocasiones y he disfrutado como un enano). Pero bueno, me llevé mi foto de allí, que no era fácil, y además iluminada completamente por mí que ya un tiempo que no lo hacía.

Como os decía, me anoté tres posibles localizaciones: Unas construcciones en la base del monte de las cenizas, unos restos mineros por Atamaría y por último, la mina del Lirio. Al primero que acudí fue al de las Cenizas. Me encontré con una edificación echa polvo, apenas quedaba la fachada y no le vi demasiado atractivo, pero un poco más adelante me encontré con varias edificaciones más, separadas por unos muros que estas si, estaban en unas condiciones decentes. Rápidamente se me vino la fotografía que quería a la cabeza, que un rato después pude plasmar en mi tarjeta de memoria.

DSC0822“Caminando hacia la luz”
Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 474 s – ISO200 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

Como os digo, al ver la disposición de la casa y de los muros al instante se me vino que hacer: Usaría únicamente tonos cálidos en la foto. Linterna cálida para la fachada, suelo y muros, flash filtrado de rojo para el espacio entre éstos y la pared, y de nuevo flash para el interior, ahora con un gel naranja.

esquemacenizzas

Como se hizo:

  1. Uso la linterna cálida con el foco de luz cerrado para levantar unas sombras muy duras e ilumino de forma muy lateral para crear ese efecto degradado.
  2. Igual que el paso anterior, de la forma más lateral posible y con linterna cálida.
  3. Mantuve cerrado el foco de luz, me agaché y fui dando pasadas sobre la hierba para levantar texturas y quitar sombras. ¡Con cuidado de no enfocar demasiado alto la linterna para no contaminar la fachada!.
  4. Coloqué el filtro rojo al flash, y me fui al fondo del espacio entre túnel y casa, para, desde ahí, hacer varios disparos pegado a la pared para volver a texturizar esa zona.
  5. Mismo procedimiento que en el anterior punto, solo que esta vez para disparar el flash me pegué al muro de rocas.
  6. Me coloco justo en el marco de la puerta, cambio de gel y pongo el flash a tope de potencia. Doy 3 toques hacia el fondo de la habitación (¡Cuidando de tapar siempre la cabeza del flash!).
  7. Me meto dentro de la casa, rebajo la potencia del flash casi al mínimo y le pongo el zoom al máximo. De ésta manera (Y con la mano dirigiendo un poco más aún el destello) evito que la luz se coma mi silueta.

Finalmente esta fotografía me llevó bastante más tiempo del esperado. El terreno era complicado por lo que no podía moverme rápido entre tanto arbusto y rocas, es por eso que me salió la friolera de 474 segundos de exposición.

Antes os dije que no solo visitaba este sitio, cuando todavía era de día (Dado que esta localización no tenía demasiada ‘chicha’), acudí a los restos de una mina, pero resultó no valer nada. No había por donde rascar para sacar foto de allí, por lo que las opciones se redujeron a caminar hasta el Lirio (Aproximadamente 2Km de ida desde el coche) o bien quedarme en la que visité en un principio, que finalmente fue lo que decidí. Al Lirio acudiré pronto, que estuve hace ya bastante más de un año y desde entonces ha llovido mucho, y el sitio la verdad es que vale la pena.

Y bueno, esto fue todo sobre ésta salida un poco improvisada. La verdad que tal y como se desarrolló he acabado bastante contento con el resultado, sobre todo por el trabajo que ha llevado una foto que a priori parecía sencilla, pero que fue todo lo contrario.

Cambiando completamente el tema, éste fin de semana ha sido la #iNight2014, me he quedado con muchísimas ganas de repetir la experiencia del año pasado que fue tremenda, pero no ha podido ser. Desde aquí quería dar la enhorabuena a todos los ponentes, organizadores, colaboradores, patrocinadores… En fin, a todos los que hacen posible que exista este congreso de fotografía nocturna en España, y en especial a Mario Rubio, creador de dicho proyecto.

Por cierto, a los que no lo hayáis hecho ya os recomiendo que veáis la entrevista que hice a los chicos de @ObjetivoIluminar hace unos días, vale la pena!  😉

Y nada más jóvenes, simplemente añadir que sigo preparando alguna novedad que estará lista muy muy pronto… Este nuevo ‘proyecto’ que voy a llevar a cabo tendrá formato de vídeo… ¡Hagan sus apuestas!

Muchísimas gracias a todos por seguir ahí una semana más, si os gusta mi trabajo recordaros que podéis seguirme en Facebook, Twitter e Instagram. E incluso podéis invitar a vuestros conocidos a hacerlo!!  😆

Un abrazo jóvenes.
Nos vemos pronto. ¡¡A cuidarse!!

Leave a Reply