FotografíaNocturnaPaisaje

Ecuador celeste, escapada rural en Nerpio

Muy buenas de nuevo jóvenes!
Desde que comencé en este mundillo de la fotografía he ido poco a poco cayendo en la “enfermedad” de ir fijándome siempre en sitios que sean susceptibles de ser fotografiados, sobre todo (Y a partir de mi afición por la nocturna) ruinas y abandonos varios. A lo largo de éste tiempo he pasado bastantes horas delante del ordenador buscando sitios de esta clase, y me resulta casi imposible ver un abandono y no imaginarme iluminándolo con mis linternas.

He tenido la suerte de disfrutar, por ejemplo, de un Antonov An-2 abandonado durante años en un pequeño aeródromo o de una furgoneta en medio de la sierra minera de la Unión. Ambos vehículos ya no podemos disfrutarlos en el lugar donde estuvieron tanto tiempo abandonados. El Antonov lo restauraron y se lo llevaron a la puerta de una discoteca en San Javier (Después le perdí la pista), mientras que la furgoneta imagino que alguien la terminaría de desguazar para venderla como chatarra.

Éste es uno de los muchos motivos por los que hago fotografía. Multitud de estos vehículos, edificios en ruinas y demás, dentro de unos años seguramente se vendrán abajo, por lo que tener la oportunidad de retratarlos e inmortalizarlos con mi cámara tiene algo de especial. De la gran mayoría ni siquiera sé historias o quien vivió en ellos, pero el saber que algún día estos lugares estuvieron llenos de vida para, de repente, acabar abandonados… No sé, tiene un punto mágico.

Como os decía, una de mis mayores enfermedades es ir caminando, en coche o como sea e ir fijándome en las ruinas que voy pasando. Y precisamente esto es lo que me pasó hace unas semanas yendo hacia Nerpio a pasar unos días de casa rural. Esta vez no me tocó conducir, así que iba más atento aún a lo que íbamos dejando a los lados… Y no veáis, nos cruzamos con un disparate de ruinas, daban ganas de bajarse del coche y esperar a que anocheciera.

A la casa fui, entre otros, con Fer, así que en vista de que íbamos a estar en un sitio retirado de contaminación lumínica nos llevamos las cámaras. La primera noche decidimos hacer alguna fotografía de la vía láctea, así que nos salimos unos metros fuera de la casa y plantamos los trípodes. Hacía una noche estupenda, además la luna no saldría hasta casi las 12 de la noche por lo que tendríamos un buen rato de cielo repleto de estrellas.

La primera fotografía que os voy a enseñar es ésta:

Ecuadorceleste“Ecuador celeste”
Exif: Nikon D3100 – f/2.8 – 543 s – ISO200 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

Fotografiar únicamente la vía láctea me pareció bastante soso (Además que mi cámara a ISOS altos no se comporta demasiado bien), así que pensé, como alternativa, hacer esta toma. Disparé durante 9 minutos para que durante este tiempo las estrellas apareciesen como trazas, no demasiado largas para que la vía láctea se apreciase perfectamente, aunque difuminada y adornada por las estrellas. De ésta manera, además, capturaría el ecuador celeste, que es la zona en que las estrellas parecen moverse prácticamente en línea recta (Todos estos movimientos producidos por la rotación de la Tierra). La luz parásita proveniente de 2 o 3 farolas situadas en el exterior de la casa se encargarían de iluminar los árboles. Por cierto, aunque apenas se aprecia… A ver si sois capaces de ver la pequeña estrella fugaz que se asomó por mi encuadre  😉 .

DSC1166“Movimiento estelar”
Exif: Nikon D3100 – f/2.8 – 300 s – ISO800 – 11mm – Tokina 11-16 DXII – 154 fotografías unidas con Startrails.

Después, configuramos el intervalómetro y volví a encuadrar para sacar el mismo motivo aunque un poco más a lo bestia. Durante un total de 77 minutos la cámara estuvo haciendo fotografías para después unirlas todas mediante el Startrails. Aquí podéis apreciar mejor lo que os comentaba del ecuador celeste.

La segunda tarde que estuvimos por allí decidí darme una vuelta justo antes del atardecer para ver si encontraba alguna cosa curiosa, y me acabé topando con un remolque (Bastante aparatoso por cierto) siendo devorado poco a poco por la vegetación que creció alrededor de él. Me llamó la atención precisamente eso, solo asomaba los dos extremos del cacharro del único punto de vegetación verde de los alrededores.

DSC1334a“Proceso natural”
Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 233 s – ISO400 – 11mm – Tokina 11-16 DXII

La iluminación la llevé a cabo con una linterna cálida bastante potente para el matorral y para el remolque y suelo una cálida pequeña bastante más selectiva.

Y como despedida, y a pesar de no ser una nocturna voy a dejaros una última imagen de la última tarde que estuve por allí. Tuvimos la suerte de tener un atardecer majo, así que coloqué el filtro ND en mi objetivo, encuadré en vertical y ayudándome de la funda del flash (A falta de filtros degradados…) realicé la última foto del viaje.

DSC1371“Fin del camino”
Exif: Nikon D3100 – f/5.6 – 10 s – ISO400 – 11mm – Tokina 11-16 DXII + Filtro ND + Cartulina Negra

Al exponer durante 10 segundos tuve tiempo suficiente para tapar los 2 tercios superiores de la foto durante unos segundos, transcurrido ese tiempo quité la funda, quedando cielo y suelo bien expuestos.

En fin jóvenes, hasta aquí la entrada de ésta semana. Os dejo aquí el último post que he publicado en Me encanta Murcia para que le echéis un ojo, a ver que os parece. Y nada! Esta salida tampoco grabé vídeo… Aunque en unos días colgaré algo por mi canal!!

Muchas gracias a todos por pasar por aquí, leerme y compartir.
Nos vemos pronto. Un saludo a todos!

6 Comments

  • Paco dice:

    Yo en mi mochila siempre llevo un trozo de cartulina negra que para estos casos (Fin del Camino) siempre viene genial. Buen trabajo. Saludos.

    • jmmolina dice:

      Muy buenas de nuevo Paco. Normalmente llevo la cartulina como comentas pero ésta vez la dejé olvidada en casa… Así que me tocó improvisar!
      Muchas gracias por comentar.
      Un saludo!

  • Hoolaaa, maravilla de fotos gracias laas he disfrutado mirandolas.

  • Ana.R dice:

    Por casualidad he llegado a los vídeos que tienes en youtube y de ahí a tu página, y no podía irme sin darte mi enhorabuena. Me ha encantado ver el entusiasmo que tienes por la fotografía y como no tus fotos tb.
    Hace casi 2 meses vi una fotografía de la vía láctea y me dije: ‘hala!! En serio eso se puede hacer??’ fue como un flechazo. Y en una semana me compré mi primera réflex (nikon d3100) y sin tener ni idea d como usarla, ni de tiempos, ni de nah empecé con la aventura d la fotografía nocturna, y la verdad es q no se me da nada mal… Jaja. Espero aprender tanto como tú y seguir con la misma ilusión, es la afición más bonita que he tenido nunca.
    Bueno, que me enrollo. Eso, que mi enhorabuena. Ah! Y sigue compartiendo las coordenadas de los sitios. Esta semana me toca las vagonetas de portman, la semana pasada fui y fotografié desde el faro, pero esa zona no la conocía, así que gracias por compartir!!!

    • jmmolina dice:

      Muy buenas Ana!
      Lo primero, gracias por tus palabras, le animan a uno a seguir saliendo a hacer fotos y a compartirlas. Me alegra también saber que vienes a través de mi canal de YouTube, da gusto ver que la cosa medio funciona!
      En mis comienzos me pasó algo parecido, me encontré con una serie de fotografías nocturnas y al instante supe que era lo que yo quería hacer, es un mundo que atrapa, desde luego. Espero ver alguna de esas fotografías tuyas por algún sitio!
      Mi filosofía es la de compartir, de ahí que siempre trate de mostraros las localizaciones, así que seguiré en ello para que a gente como tú le sea útil (La zona de las vagonetas es una pasada, ya lo verás 😉 ).
      Un saludo Ana, y muchas gracias por tu comentario.

Leave a Reply