FotografíaNocturnaPaisaje

El cielo a mis pies

Buenas a todos.

Llevaba tiempo queriendo probar a sacar la vía láctea en una de mis nocturnas, pero nunca me había puesto a intentarlo. Así que nos planificamos una salida a un lugar más o menos cercano que tuviese la menos contaminación lumínica posible, aprovechando que apenas había un 5% de luna aproximadamente. Nos fuimos para Castillitos, y una vez allí se nos empezó a encapotar bastante el cielo, de vez en cuando venían unos claros pero ya pensábamos que no podríamos ni intentar sacarla.

Sinceramente, es la primera vez que me pongo a mirar detenidamente las estrellas buscándola para meterla dentro de mi encuadre, entre otras cosas porque soy consciente de las limitaciones de mi cámara y daba por echo que forzando tanto el ISO me saldría poco menos que un engendro de píxeles.

Ahí estábamosde nuevo, Pablo, Fer, Jose y yo, en la batería del Atalayón, haciendo una serie de fotografías a la fachada y demás, con las linternas y los flashes de aquí para allá, cuando en una esquina de la foto la vemos… Estaba disparando a ISO800 y sólo se intuía parte de ella, pero ahí la teníamos. Así que recogemos los trastos, y nos bajamos dirección a la fachada y los cañones.

Ya dirección a la batería principal de Castillitos nos hizo una visita la guardia civil, y estuvimos allí un buen rato, el tiempo  justo para que el cielo se abriese casi por completo… Y ahí apareció! Era la primera vez que era consciente de que ese mogollón de estrellas era la vía láctea, no imaginaba que se vería tan claramente a simple vista.

Pasamos completamente de quedarnos en la fachada de la batería que era una de las fotos que teníamos pensadas, y nos subimos directamente a la explanada de los cañones para coger más cantidad de cielo.

Las fotos de aquella noche ni ganarán concursos y ni pasarán a los anales de la historia de la fotografía, pero les guardo un sitio especial en mi archivo, por la buena noche que pasamos, por la ilusión que teníamos los cuatro allí presentes (La primera vía láctea de los que estábamos allí) y encima por haberla podido sacar con mi modesta D3100, que pensaba que lo máximo que sacaría sería un monstruo de píxeles… jejeje.

dsc0177
” El cielo a mis pies ”
Exif: Nikon D3100 – f/2.8 – 30 seg – ISO1600 – 11mm – Tokina 11-16 DX II

Para hacer éste autorretrato puse el temporizador de la cámara en 10 segundos, y salí corriendo para coger impulso para subirme al cañón (Que por cierto me faltó bien poco para resbalar hacia el otro lado y pegarme un buen trompazo), 30 segundos lo más quieto posible… y listo.

Con cada cosa que aprendo y con cada paso que doy en ésto de la fotografía nocturna, me engancha y me atrapa un poco más. Se ha ido convirtiendo para mí en relativamente poco tiempo en parte indispensable en mi vida, yendo mucho más allá que cualquier otra disciplina de la fotografía.
Algún día haré una reseña de los fotógrafos de los que un día vi su trabajo y me fascinó, enganchándome a este mundo incluso antes de empezar a hacer mis propias fotografías.

Bueno, gracias a todos/as por pasaros..
Un saludo !!

4 Comments

  • Ángela dice:

    Me gusto mucho, por como se puede leer la ilusión en tus palabras, y por la foto en sí, que, como tú dices, para el equipo que tienes es muy buena.

    ¡¡Enhorabuena!!

  • Pakete Voyacontar dice:

    Buen trabajo, chaval. No sólo la imagen; el texto refleja la ilusión que pones.

    ¡Enhorabuena!

  • paco molina zanón dice:

    Me gusta todo todo y todo pequeñajo y mas sabiendo como te lo curras. Y con el texto casi que le vas a quitar el puesto de plumillas a tu tío.

Leave a Reply