[fusion_builder_container hundred_percent=”no” equal_height_columns=”no” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” background_position=”center center” background_repeat=”no-repeat” fade=”no” background_parallax=”none” parallax_speed=”0.3″ video_aspect_ratio=”16:9″ video_loop=”yes” video_mute=”yes” overlay_opacity=”0.5″ border_style=”solid”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ layout=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” border_position=”all” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” center_content=”no” last=”no” min_height=”” hover_type=”none” link=””][fusion_title hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” size=”1″ content_align=”left” style_type=”double dashed”]

3. Equipo básico

[/fusion_title][fusion_text]

La fotografía nocturna tiene unas particularidades que la diferencia del resto de disciplinas fotográficas. El hecho de encontrarnos en completa oscuridad nos obligará a utilizar tiempos de exposición largos, que pueden ir desde los 20 ó 30 segundos hasta varios minutos, dependiendo de la situación en la que nos encontremos y los resultados que queramos obtener. Por lo tanto, necesitamos una cámara que pueda exponer durante todo ese tiempo y que lo haga de una forma estable para evitar trepidaciones.

Es por esto que nos encontramos con tres componentes imprescindibles que tendremos que llevar sí o sí en nuestra mochila para hacer fotografía nocturna: Una cámara con modo bulb, trípode y disparador remoto. Vamos a empezar por lo principal, la cámara:

  • Réflex con modo bulb: El modo bulb o modo ‘b’ es un modo de disparo en el que el obturador permanecerá abierto durante todo el tiempo que nosotros mantengamos pulsado el disparador, ya sean 40 segundos o 40 minutos. Normalmente dicho modo se encuentra al final del recorrido del dial de la velocidad de obturación, después de los 30″. Para adentrarse en fotografía nocturna no es necesario contar con el último modelo tope de gama de la marca más puntera, una cámara réflex básica es perfectamente válida para fotografiar la noche y nos puede dar unos resultados estupendos sin gastar una fortuna. Yo, sin ir más lejos, comencé en este mundillo con una Nikon D3100 (La gama más baja de Nikon dentro de las réflex), y hasta principios de 2015 es la que utilicé, y porque tuve que retirarla por causa de fuerza mayor.
[/fusion_text][fusion_imageframe image_id=”2836″ style_type=”none” hover_type=”none” align=”center” lightbox=”no” linktarget=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″]https://recogeyvamonos.com/wp-content/uploads/2015/04/camaras.jpg[/fusion_imageframe][fusion_text]
  • Disparador remoto: Obviamente, si queremos hacer una exposición de varios segundos o minutos de duración tendremos que utilizar un mando disparador, de lo contrario y al estar pulsando el disparador de la cámara de forma manual le podemos transmitir vibraciones al cuerpo de la cámara, además de impedirnos movernos libremente para iluminar la escena.
    Estos mandos pueden llegar a ser muy baratos a través de eBay y no tienen nada que envidiarle a los originales (Los originales del fabricante si que suelen ser bastante más caros). Los vamos a encontrar de varios tipos: Con y sin cable, básicos e intervalómetros. Los básicos con cable e inalámbricos nos permiten disparar la cámara sin tocar el cuerpo, además de bloquear el disparo durante el tiempo que nosotros queramos, mientras que el intervalómetro además de esta función nos va a permitir programar varias fotografías, el tiempo de exposición de las mismas y el intervalo de tiempo entre ellas. El intervalómetro es indispensable en circumpolares y en Time Lapses.
[/fusion_text][fusion_imageframe image_id=”2834″ style_type=”none” hover_type=”none” align=”center” lightbox=”no” linktarget=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″]https://recogeyvamonos.com/wp-content/uploads/2015/04/disp.jpg[/fusion_imageframe][fusion_text]
  • Trípode: Y claro, si vamos a hacer una exposición prolongada vamos a necesitar que la cámara permanezca perfectamente estable durante todo ese tiempo. Tampoco es necesario comprar el mejor trípode del mercado, aunque aquí si tenemos que fijarnos bien de que sea robusto y estable, además de que tenga una rótula en condiciones. Desaconsejo especialmente los típicos trípodes baratos de las grandes superficies, ya que suelen ser muy ‘enclenques’ y seguramente no sean lo estables que deberían. Otro punto importante es comprobar que peso tiene nuestro equipo y comprar un trípode y rótula que lo aguanten sin problemas (No cometer el fallo de tener un equipo de 4 kg de peso y comprar un trípode o rótula que aguante tan solo uno). Precisamente mi D3100 se me rompió por falta de estabilidad del trípode ante ráfagas de viento, con lo cual tenemos que considerar bien cual es el adecuado para nuestro equipo y nuestra economía, por supuesto.
[/fusion_text][fusion_imageframe image_id=”2837″ style_type=”none” hover_type=”none” align=”center” lightbox=”no” linktarget=”_self” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” animation_direction=”left” animation_speed=”0.3″]https://recogeyvamonos.com/wp-content/uploads/2015/04/trip.jpg[/fusion_imageframe][fusion_text]

Este es equipo básico, que lo podemos complementar con flashes, linternas y demás herramientas que nos facilitarán la tarea, pero con estas tres cosas ya podemos experimentar en la noche sin necesidad de hacer una inversión astronómica. Además, si lo que queremos es empezar a iluminar, en un principio nos va a valer cualquier linterna que tengamos en nuestra casa, sin necesidad de comprar media docena de linternas para poder salir a enfrentarnos a la noche.

[/fusion_text][fusion_text]

Ya sabéis, si tenéis estas tres partes del equipo ya estáis preparados para salir a hacer fotografía nocturna, con lo que os animo a que lo hagáis y lo probéis vosotros mismos.

Podéis repasar los conceptos básicos de la cámara en anteriores entradas de la escuela nocturna, así como la configuración del balance de blancos.

[/fusion_text][fusion_youtube id=”https://www.youtube.com/watch?v=nsV8kdv1T_4″ width=”853″ height=”480″ autoplay=”false” hide_on_mobile=”small-visibility,medium-visibility,large-visibility” /][/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]