Escuela fotográfica. Introducción.

La fotografía nocturna es un campo completamente distinto a la fotografía más convencional. Es una disciplina en la que trabajaremos en absoluta oscuridad y en gran parte de las ocasiones en medio del campo, con lo que tendremos que aprender a adaptarnos a este medio. Una vez superemos la primera barrera del respeto a la noche, solo tendremos que dedicarnos a disfrutarla. Sus colores, su silencio, las estrellas, la luna, tú mismo/a y la cámara. Ante tus ojos tendrás un lienzo totalmente en negro donde desarrollar toda tu creatividad.

Tendrás que olvidarte de los automatismos de tu cámara, aprender a exponer correctamente, enfocar en la noche, las técnicas de iluminación y conocer los nuevos elementos de composición que se nos ofrece. Términos como hiperfocal, trazas, ruido y contaminación lumínica se convertirán en palabras destacadas en negrita en tu diccionario fotográfico.

Poco a poco y sin darte cuenta te convertirás en un ‘obsesionado’ de las localizaciones. Ruinas y abandonos serán un caramelo que te harán abrir los ojos como platos cuando pases cerca de uno por la autovía, anotando rápidamente las coordenadas. Básicamente, sentirás una atracción e interés por elementos que al gran común de los mortales apenas le llaman la atención.

Deberás acostumbrarte a ‘liar’ a tus conocidos. “¿Me acompañas a hacer fotos a una casa abandonada, por la noche, a 5ºC? No te preocupes, solamente hay que andar 5 minutos… Además, estaremos temprano en casa”. Sobran las palabras. Dejarán de acompañarte.

Igualmente tendrás que aprender a dar explicaciones a la guardia civil, cuando te vean de noche, delante de una ruina, vestido de negro y cargado de linternas. Dichas explicaciones normalmente se dan bajo una mirada de incredulidad considerable por parte de los agentes.

Y por último, aprender a explicar cómo durante toda una noche, tan solo has realizado una o dos fotos válidas (¡Si llega!). Ahora que lo pienso, este punto también es importante a la hora de que no te quieran volver a acompañar para hacer una nocturna.

¡Pero no todo van a ser pegas! También te convertirás en un experto en constelaciones, el tiempo y los lúmenes. Podrás fardar con tus amigos sobre el ‘linternón’ de luz fría que te acabas de comprar en una web china y que convierte la noche en día.

En definitiva, se nos abre un mundo completamente nuevo dentro de la fotografía, apasionante, y que nos ofrece unos resultados espectaculares. Únicamente tendrás que dominar la técnica y entrenar la creatividad. Y en eso quiero y creo que puedo ayudarte, así que te invito a que sigas leyendo esta ‘escuela nocturna’.

En este pequeño ‘curso de iniciación’, tutorial de fotografía nocturna o escuela nocturna, como lo he llamado, voy a enseñaros el método que yo sigo para hacer mis fotografías. Éste método es tan solo uno más. Quizá no se corresponda en algún punto al de otro fotógrafo, ya que hay puntos o matices que cada uno los verá de una manera distinta, e incluso pueda haber alguna corrección que hacer, pero mi intención es enseñaros mi forma de trabajar en fotografía nocturna. ¿Te apuntas?

Próximamente iré añadiendo más puntos de este curso de iniciación, y podrás encontrarlos en ésta misma página.