¿Quién soy?

Nacido allá por enero del 89, con mezcla de sangre Cartagenera y Valenciana. Mentiría si dijese que desde la infancia tuve grandes inquietudes artísticas y creativas, pese a que siempre estuve en contacto con la fotografía, ya que en mis primeros recuerdos tengo presente la vieja Canon AE-1 y la típica mochila marrón en la que mi padre la transportaba durante los viajes. Pero lo cierto es que pese a crecer ligado de alguna manera a ese entorno, mi relación con la fotografía no era más que la de un mero espectador, hasta que a finales de 2011 y con 22 años largos, casi sin saber por qué, compro mi primera réflex.

En ese momento, de golpe, se despertaron un montón de inquietudes y anhelos por aprender este arte, además de empezar a mirar a mi alrededor con una visión mucho más creativa. Ya nada volvería a ser como antes. Descubrí una forma de expresión totalmente desconocida para mí, que me permitió vivir de una manera mucho más profunda y especial mi pasión por el campo y la naturaleza, cosa que si me inculcaron mis padres desde bien pequeño. Yo no lo sabía, pero la fotografía iba a cambiar por completo mi vida y la manera de afrontarla.

La fotografía nocturna

Nada más caer en mis manos la cámara de fotos, me encontré por casualidad con una serie de imágenes nocturnas que me cautivaron. Fotos con estrellas, extrañas trazas en el cielo, iluminaciones imposibles y una ambientación totalmente nueva para mí. Ese impacto provocó que a los pocos días de comprar mi cámara y casi sin saber utilizarla, “engañase” a mi padre y a mi buen amigo Pablo para salir a practicar fotografía nocturna en la Batería de Cenizas.

Desde aquel 8 de octubre de 2011 ha sido un no parar de vivir la fotografía, experiencias y aprendizaje, no sólo en cuanto a técnica, sino en lo personal.

La fotografía nocturna es especial. Tener la oportunidad de pintar en la noche y mostrar lo que el ojo no es capaz de ver. Poder disfrutar en la soledad de la noche bajo un manto de estrellas o captar el paso del tiempo mediante el movimiento de rotación de la tierra… Es algo que a día de hoy me sigue fascinando. La fotografía nocturna es mágica, me inspira y me hace sentir y emocionarme.

Mis primeras fotografías nocturnas, en 2011.

Recogeyvamonos.com

Desde que comencé a practicar fotografía nocturna, siempre he tenido una premisa clara: Compartir. Compartir mis propias experiencias e historias, no quedarme solamente en la foto final, al igual que también he pretendido hacer lo mismo en lo referente a técnica y método de trabajo.

Es por esto que, en 2012, nace esta página web: RECOGEYVAMONOS.COM.

Canal de YouTube

En 2014 surge la necesidad de contar mis historias y vivencias en otro formato, el vídeo, continuando con la misma filosofía que en mi web pero de una forma aún más directa y estrecha con el espectador. La evolución del canal me ha llevado de grabar vlogs y ténica a, incluso, inmortalizar mi primer viaje fotográfico en una serie de vídeos.

Hoy día, el canal ha pasado de ser un complemento de mi trabajo a ser la piedra angular sobre la que gira todo lo demás.

Exposiciones

En el año 2014 tuve la oportunidad de montar dos exposiciones de fotografía nocturna en mi ciudad natal, Cartagena. La primera, en la gintonería Mazinger en el mes de febrero, y la segunda en Theatrvm, en septiembre. Cada una de ella con diez de mis obras realizadas durante el intervalo de tiempo comprendido entre 2012 y este mismo año.

Ambas experiencias son de las cosas por las que hoy día aún siento más orgullo.

Ética y método

Respeto al medio

Considero primordial el respeto absoluto al medio (Ya sea natural o no) y a las personas o animales, en cualquier entorno: Ruinas, abandonos, naturaleza o playa. Antepongo esta regla a la foto.

Corriente purista

Me considero seguidor de la corriente purista en fotografía, sin menospreciar cualquier otra forma de trabajar. Me encanta trabajar en campo directamente sobre la escena y la luz.

Compartir conocimiento

Tan importante como hacer buenas fotos es compartir con el resto de compañeros/as, es por ello que desde hace años no me guardo. Compartiendo y ayudándonos evolucionaremos todos.