AbandonosFotografíaNocturna

Último culto. Ermita de San José del Lentiscar.

Muy buenas de nuevo, bienvenidos una semana más a mi blog.

Llevo un par de semanas dándole fuerte de nuevo a la fotografía nocturna y por consiguiente al blog, pero de un tiempo a esta parte (Agravándose durante las últimas salidas) solo me venía una cosa a la cabeza: Se me van acabando las localizaciones ‘buenas’ por la Región.

Cuando salgo a hacer fotografía nocturna muchas veces lo realmente difícil es encontrar una localización con algo singular, ya sea una ruina, un vehículo, algún paisaje especial… Que la haga realmente buena. Se trata casi siempre en invertir mucho tiempo en buscar palmo a palmo en Google Earth, blogs y demás, encontrando o no dichas ubicaciones.

Hace 3 o 4 días me puse a investigar durante un par de horas por los susodichos mapas de Google, y tuve la suerte de encontrarme con un buen montón de lo que parecen unos sitios tremendos para ir de nocturna, así que de momento me olvido de historias y me centro en visitar dichos lugares y en sacarle el máximo partido posible.

Todo esto viene a cuento de la salida que os muestro hoy. Desconocía por completo éste sitio, a pesar de que desde la misma autovía puedes incluso verlo (Aunque si que es verdad que el echo de estar rodeado por un muro puede hacer que no llame demasiado la atención en un principio). Se trata de la Ermita de San José del Lentiscar, cerca de El Algar y de Los Urrutias. Podéis ver su situación exacta en la pestaña ‘localizaciones’.

Un día me la encontré como os he dicho mediante Google, a base de rastrear el mapa, y la dejé apuntada a la espera de ir a ver como estaba para entrar y demás. Así que hace poco más de una semana se lo comenté a Fernando y a Pablo y para allá que fuimos.

Llegamos ya entrada la noche, y lo primero que te encuentras al llegar es con un muro impidiendo el paso (Como de costumbre, ya se han dedicado a tirar abajo parte de la estructura), así que dimos una vuelta al perímetro de la ermita sin el equipo fotográfico para comprobar si se podía acceder por algún sitio. Finalmente encontramos una zona en la que habían tirado parte del muro, por lo que entrar no fue problema. Impresiona mucho el contraste dentro de la construcción, ya que hay dos zonas claramente diferenciadas: Una en relativo buen estado, aún con la pintura en las paredes, y otra que apenas resiste el paso del tiempo.

El peor enemigo de ésta noche era la falta de espacio. Al estar rodeada por el muro y no haber sitio apenas entre él y la fachada hacía que apenas tuviese un par de encuadres desde fuera de la ermita, además estaba todo lleno de escombro por lo que se hacía complicado moverse por allí. Otro factor importante a tener en cuenta era la contaminación lumínica. Teníamos el cielo nublado y un poco de niebla que no terminaba de posarse sobre nosotros pero multiplicaba la acción de las luces lejanas.

Así que una vez identificados los problemas, me puse manos a la obra para pensar como encuadrar, buscar una composición adecuada y una iluminación que le fuese bien, y éste fue el resultado:

DSC0739-2“Último culto”
Exif: Nikon D3100 – f/5,6 – 151 s – ISO200 – 11mm – Tokina 11-16

Lo primero fue escoger el encuadre, que tenía claro más o menos como lo quería, aunque luego en la práctica fue complicado por los escombros y demás. Lo principal era que se viese tanto la cúpula y demás como la entrada con lo poco que queda del campanario. Tras eso, escogí un balance de blancos cálido para aliarme con la contaminación lumínica que tenía para después contrarrestar todos esos tonos cálidos que cogería la piedra con una linterna de luz fría (Led Lenser T7). El interior lo iluminaría con un flash sin filtrarlo tanto para la primera estancia como para el final, dando más importancia a la zona de la cúpula.

makingultimoculto

Herramientas: Led Lenser M7 y Flash Yongnuo 560 EXII.1. Iluminación del interior de la ermita con flash. Para ello dispararía varias veces el flash haciéndolo rebotar contra el suelo para lograr una iluminación uniforme, y tras esto unos flashazos hacia diferentes puntos del techo.
2. Con el flash, unos disparos desde detrás de la columna para dar profundidad a la toma y resaltar el campanario y la entrada principal.
3. Usando la Led Lenser M7 hago unas pasadas desde abajo tratando así de levantar las texturas de la roca y lograr un color más frío que separe la fachada del color del cielo.
4. Igual que en el otro trozo de muro, aportando además luz a los escombros del suelo.

Ésta era la toma que traía pensada de casa, así que al finalizarla tocaba darle vueltas a la cabeza. Iluminando la escena que os acabo de mostrar se me ocurrió colocar la cámara en el centro de la estancia, tratando de capturar  parte de la cúpula y los restos del campanario, así que me puse a ello.

DSC0750-3
Exif: Nikon D3100 – f/5,6 – 172 s – ISO200 – 11mm – Tokina 11-16

Para ésta fotografía si que filtré el color del flash, la idea era diferenciar las dos partes de la ermita, ya de por sí bastante distintas. Para ello usé únicamente la luz del flash.

makingcupulaermita

Herramientas: Flash Yongnuo 560 EXII, gel naranja.1. Con el flash filtrado de naranja me coloco fuera del encuadre, y hago una serie de disparos hacia la pared, iluminando uniformemente y levantando las sombras de las columnas y cúpula. Después de esto doy unos toques hacia la cúpula.
2. Mismo procedimiento que en el paso 1.
3. Le quito el gel al flash y me coloco detrás de una columna, le pego unos disparos hacia esta para que difumine la luz e ilumine tanto campanario y paredes. Luego doy unos toques hacia el techo de la entrada.
4. Igual que en el paso anterior.

Al final acabé bastante contento con el resultado, tanto de las fotografías como de la localización. Es muy satisfactorio primero cuando encuentras un sitio así, segundo cuando sales y lo conoces en persona, que puede pasar como ésta Ermita de San José, que supera las expectativas. Y tercero, cuando además de las otras dos cosas, te llevas la foto que tenías en la cabeza. Sin duda volveré en otro momento por aquí a seguir exprimiendo ésta sitio.

Hasta aquí la entrada de hoy. Quiero aprovechar y daros las gracias a todos los que habéis dado a ‘me gusta’ en todo éste tiempo a mi página de Facebook, ya somos más de 500, lo que supone una inyección extra de moral a la hora de salir a hacer fotos.

Sin más, espero que os haya gustado el post, daros las gracias a todos, los de twitter, los de Facebook, los que me leeis y demás. Muchas gracias.

Nos leemos pronto.
Un saludo jóvenes!

Leave a Reply